Mujeres afganas trabajando en un taller de Kabul, Andrea Salazar